Seguridad en las piscinas para bebés y niños

Seguridad en las piscinas para bebés y niños

Ya está aquí el buen tiempo, y con él la limpieza y preparación de las piscinas para poder mitigar el calor en los meses venideros. Pero el verano también es el momento en el que mas atención y cuidado deberemos tener con los menores, ya que alrededor de las piscinas crecen los accidentes  protagonizados por niños, y bebés, debido a ahogamientos y caídas, principalmente.

 

Hay que ser especialmente prudente cuando nuestros hijos tienen acceso a una piscina ya que cualquier descuido podría acabar en tragedia. Para ayudarte en este cuidado existen en el mercado una serie de elementos de seguridad que podrán ser aliados de un tiempo de piscina sin sobresaltos.

 

 Cubiertas

Las mas recomendables y seguras son la automáticas, que con gran comodidad cubren la piscina cuando ésta no se haya en servicio. La cubierta va a evitar que los menores caigan al agua de manera accidentalmente, transmitiéndonos tranquilidad.

• Vallas

A pesar de que estéticamente un vallado tiende a ser chocante y claustrofóbico, siempre es mejor un buen remedio que posteriores lamentaciones, por muy agobiante o antiestético que pueda ser. Procura retirarte suficientemente del borde al colocarlo para que la seguridad que te proporcione sea total. Revisa su estado para evitar roturas o que su estructura quede destensada.

 Alarmas

Se trata de elementos que funcionan con el movimiento y avisan acústicamente de una presencia no conveniente en torno a la piscina. Incluso se han desarrollado unas específicas llamadas alarmas volumétricas que saltan cuando cualquier cuerpo u objeto de cierta envergadura cae al agua.

 

Mas allá de esos elementos de ayuda, es importante una seguridad activa que comienza por intentar que los niños y niñas aprendan a manejarse en el agua y nadar lo mas tempranamente posible.  Si aún no ha llegado ese momento recuerda que los menores  siempre deben bañarse en presencia de adultos, y hay que estar permanentemente pendientes de sus evoluciones en el agua, pues en unos segundos puede fraguarse una tragedia. Evita que en la piscina haya objetos que llamen su atención, pues pueden intentar cogerlos y caer de manera involuntaria.