Selección de mallas agrícolas: cómo elegir el producto adecuado para tu cultivo

Las mallas agrícolas tienen multitud de funciones y modalidades con las que cubrir las necesidades y peculiaridades de cultivos diferentes o entornos agrícolas diversos.

Por eso, desde Textil Agrícola nos empeñamos en darte hoy a conocer este abanico de posibilidades que, es posible desconozcas y que pueden resolver problemas, aliviar trabajos, evitar plagas, y un largo etcétera de supuestos que estamos seguros te merece la pena conocer.

Mallas agrícolas con las que dar cobertura a muy diversos tipos de cultivos.

¿Qué necesitas? ¿Dar sombra, evitar ataques de pájaros o insectos, recolectar cosecha…?. Es posible que desconozcas que existen mallas agrícolas para estas y otras tantas muchas actuaciones agrícolas y nosotros hoy te las vamos a presentar.

1.- Para dar sombra: muchos cultivos, ya sean agrícolas (plantaciones de tomates, pimientos...) o de plantas de jardín (jazmín, buganvilla…), necesitan disponer de sombra constante para cubrirlas de un exceso de sol y los efectos nocivos de unas altas temperaturas. Estas mallas pueden ser de diferentes colores y grosor en el entramado de los hilos que la componen. Las mallas de sombreo efectivamente cubren pero dejan traspasar el suficiente nivel mínimo de sol que el cultivo requiere para seguir adelante con su normal desarrollo.

2.- Mallas de recolecta: en el caso de las aceitunas, las almendras y otros tantos tipos de frutos secos, existen mallas que se disponen en el suelo alrededor del tronco del árbol de modo que los frutos que vayan cayendo bien por maduración natural o bien en procesos controlados de recolección, se puedan recuperar sin necesidad de recogerlos uno a uno de forma manual. Estas mallas son una garantía de aprovechamiento de la cosecha y de ahorro de tiempo, esfuerzo y dinero.

3.- Mallas anti pájaros: ya sabemos que los pájaros tienen en los frutos de muchos cultivos un lugar idóneo de donde nutrirse. Los daños que pueden causar en muchas cosechas pueden ser muy elevados pues dejan muchas unidades inviables para su venta y consumo. Con la cobertura de este tipo de mallas les impediremos el acceso pero dejaremos que al cultivo le llegue el sol o la lluvia necesarios.

4.- Mallas contra climatología adversa: en este apartado podemos englobar tanto las mallas térmicas como las destinadas a evitar los daños del pedrisco o el granizo. Al igual que al inicio detallábamos las mallas que cubren del exceso de sol, hay zonas muy castigadas por las bajas temperaturas en los meses de invierno o por la alta frecuencia de lluvias torrenciales con pedrisco o granizo, capaces de destrozar cosechas enteras. Con estas protecciones conservamos una temperatura óptima para evitar heladas o protegemos de los golpes mortales del granizo y pedrisco.

5.- Mallas anti insectos: Las plagas de insectos son otro gran problema para muchos cultivos de zonas en las que por humedad o similares, suelen ser muy frecuentes, abundantes y dañinos. Con ellas evitamos el acceso de estos a los frutos o las hojas y minimizamos el uso extremo de productos plaguicidas ayudando así a garantizar la salud y calidad de la cosecha al máximo.

Si necesitas saber qué tipos de mallas agrícolas serían las apropiadas para las necesidades de tu plantación o cultivos, no dudes en recurrir al asesoramiento de Textil Agrícola. Sabremos ofrecerte una extensa variedad garantizando la mejor relación calidad-precio.

Ir al contenido Click to listen highlighted text!